domingo, febrero 19, 2006

Dora

Dora se siente capacitada para dictar razones sobre la conducta de sus compañeros del banco. Aunque apenas terminó el segundo año de secundaria, y ello con la ayuda de Lesli, quien le susurraba al oído, rozando con su lengua el lóbulo de Dora, las respuestas de los exámenes. La cajera vive con la certeza de que su percepción de las motivaciones, concientes e inconcientes, de la gente que conoce es, no solamente acertada, sino como ella misma lo enuncia, la verdad misma. Para fortuna de Dora, su inata disposición para la seducción le permite emitir juicios mordaces y absurdos sin censura. En alguna ocasión le confronté, estúpido, yo sólo digo lo que siento, y tengo el derecho de hacerlo, o qué no tenemos el derecho de expresar lo que sentimos.

Soy cualquier otro en su vida, un hijo de chingada con un buen trabajo, y como cualquier otro, ya había pasado Dora por mis armas. Ignoro porqué, un día después del amor, Dora me contó que antes de conocer a su esposo en turno, sostubo relaciones con una empleada de hospital, quien se encargaba de los sistemas de cómputo. La relación terminó cuando la empleada de hospital expresó su deseo por entablar una relación formal. No se supe de su esposo hasta tres meses después, cuando la foto del fulano apareció en un periódico, había estado en un accidente, un camión repartidor de gas se volcó sobre un grupo de comensales de un puesto callejero de tacos, entre ellos el esposo de Dora, quedó bajo el camión muerto.

Sentada en la orilla del colchón, cigarro en mano, levanta la papada, tuerce ligeramente su cuello hacia su derecha, declina su cabeza, emula a Carmen Arizteguí lanzando hipótesis políticas en televisión. Actualmente creo que la relación que existe entre los programas de los reality shows, que actualmente son una basura porque es pura mentira, y las tendecnias de los políticos actualmente defienden esos programas, ia vez que el jaiachí salío en Big Brother, actualmente los políticos carecen de honestida, ahí se ve actualmente, pero mija, qué tiene que ver la honestidad con los reality shows y la política, yo dije los políticos, bueno pues todos somos políticos, no me salgas con tus mamadas, ya sabes que no me gusta que te pongas en el papel de intelectual, presumiendo de que conoces mucho, actualmente no me tienes que presumir, actualmente quién me crees, crees que actualmente soy una de esas morrillas que actualmente no se para qué van a la universidad, es un desperdicio, es un robo porque actualmente van a buscar marido, y eso les roba la oportunidad de estudiar a mucha gente, actualmente tú lo sabes que esas morritas no valen y tú si eres inteligente, sabes que no te tienes que juntar con gentar así, vacía que actualmente no tienen nada qué decir, Dora, sólo dije que todos somos políticos, y eso qué yo se que actualmente lo que querías es presumir, tu, tu , tu ya me lo habías dicho, eso de que te pones a decir cosas con palabras que actualmente nadie conoce y no más las dices para que crean que sabes mucho y actualmente yo sé que casi ni lees, te encierras pero siempres te andas quejando que no tienes tiempo de leer y que además antes siempre andabas de pedo ¿entonces cuándo lees? Pero yo, nada, nada a mi no me vengas con tus chingaderas esas.

Cualquier día con Dora es una protuberancia en el cuello de un hombre de cuarenta años y que desaparece con el tiempo, pero vuelve en una sucesión sin final, ese hombre puede pasar años así, con las molestias, sin visitar un doctor.

No hay comentarios.: