martes, abril 26, 2005

Contando cuervos

Es marzo, igual que otras tardes, llego al
cuarto de ensayo, cuarto donde duerme el guitarrista y
vocalista de mi banda. En las bocinas se escucha una
canción sencilla, una batería sólida, inquebrantable,
tupa - tutupa, un bajo ensamblado a ese bombo, una
guitarra limpia con acordes de lo mas simple (la
menor, fa mayor, sol mayor), chalalalalala aja,
honestamente me parece aburrido, a mi amigo los ojos
le brillan, al cruzar la puerta me dice: guey,
escucha esta banda, es que no mames, esta bien
chingón, no los recozco, guey los ponen en la 91x, si
pero nunca los he oido.
Años más tarde, cuando nuestra banda se ha
desbandado, cuando una mujer comprometida se me muestra
desnuda para luego irse, y me quedo con la
soledad, cuando mis ideales se han confrontado con la
realidad, " im not ready for this sort of things" me
dice algo. Entonces, todo lo que viene después de
agosto, los ocres, los vientos y los fantasmas de
océanos verdes pueblan mi imaginación.
Han pasado diez años desde ese marzo, han pasado
discos, compilaciones, han pasado noches en bares
escuchando esa misma canción, viendo mujeres, noches
que nos han corrido, entonces "she´s looking at me"
tiene sentido. Todos queremos ser Bob Dylan, todos
queremos ser Neil Young, menos Morrison, y nuestras
vidas se alejan tanto de la vida narrada, que e
díficil creer esto que escribo, pero ya he estado
escribiendo a las tres de la mañana, y ella se ha ido,
y creo que debería comprar un carro nuevo, y
necesito una llamada, o un email, y esta ciudad es
demasiado grande, he estado escriendo a las tres de la
mañana, en mi cuarto, nunca en un cuarto de hotel.

viernes, abril 22, 2005

Flores muertas para Lucien

I

Un crater que palpita
se abre
entre tu silencio y mi voz

II

Una mujer ciega canta
su voz llora
a su costado
una muñeca
vestida de blanco
el suelo aguarda la propina
los pasajeros esperamos
el altavoz anuncia el camión
su voz áspera
anuncia
el homicidio de su hija
en mano propia

III

Empecé el viaje
escucho una voz llamándome
delicada
no reconozco su nombre

he sido
un placer extraño
en tus días de abulia
para tí
que cualquier canto de calle es bello
yo fuí
Neil Young en vacaciones
alguna vez soñaste
que Charlie Parker era el Jazz
y Ella Fitzgerald una comodidad

bien
alacrán siempre pincha

IV

Boca sin voz
tez sin pliegos
alguna vez en el engaño
vi el otoño en tus ojos
hoja cayendo
la hoja
siendo otoñal
seca
cae al suelo
inevitablemente vacía

V

Llegué a ti con poemas
eres la hoja de otoño
que guarda mi alma
en la hoja toda naturaleza

en mi el sol hueco
le prendí un cerillo
algo iluminó
su luz débil dibuja
los contornos de tu piel
estaba aturdido
los pies acalambrados
pero ando
andando imaginé un día para correr libre
escuché un silvido débil
en mi aturdimiento
le creí tierno y delicado
creí que el prado imaginado
era el prado en sí

VI

¿Eres el amor?
vaya pretención la tuya
te escapas al consenso
antidemocrático es tu origen
que bello sería tu sentido
si fueses algo
si en verdad fueses

en tu centro
las eses de la humanidad

En la estación hay un anuncio
en él el otro me habla
tú detrás
en ti compartimos un espacio
bancas viejas en la sala de espera
la casualidad sentará a algunos
en el mismo vagón

VII

Partiremos con sensación
de olvido y encuentro
alegría que nos aterra
nuestro viaje lo hemos soñado
la espera dilata la angustia
nuestros hogares
nuestros amigos
nuestros citios
todo quedará con el polvo
sin extrañarnos

para matar el tiempo
converso
entonces pido tu compañía
qué haremos en este viaje
podríamos conocernos
quizá al bajar de nuevo
comer algo juntos

VIII

Si hoy trasbordas
te lo juro
apenas me acordaré de ti
en esa estación habrá alguien
lo se
así es la vida
viajas de estación en estación
hasta el cansancio
y aún allí
donde el agotamiento te hace vomitar
allí donde el humor es noble
me río de tu canto

miércoles, abril 20, 2005

Esto no es un poema

podemos acomular todo el amor
toda la pasión
todo el deseo
dejar que ilumine el camino
sin embargo
es luz que ciega

tropezamos
engañados